“Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.” Mt 18,5
RSS
Eligiendo cruces
por Mamerto Menapace, publicado en Cuentos rodados, Editorial Patria Grande



Esto también es del tiempo viejo, cuando Dios se revelaba en sueños. O al menos la gente todavía acostumbraba a soñar con Dios. Y era con Dios que nuestro caminante había estado dialogando toda aquella tarde. Tal vez sería mucho hablar de diálogo, ya que no tenía muchas ganas de escuchar sino de hablar y desahogarse.
El hombre cargaba una buena estiba de años, sin haber llegado a viejo. Sentía en sus pierna el cansancio de los caminos, luego de haber andado toda la tarde bajo la fría llovizna, con el mono al hombre y bordeando las vías del ferrocarril hacía tiempo que se había largado a linyerear, abandonando, vaya a saber por qué, su familia, su pago y sus amigos. Un poco de amargura guardaba por dentro, y la había venido rumiando despacio como para acompañar la soledad.
Finalmente llegó mojado y aterido hasta la estación del ferrocarril, solitaria a la costa de aquello que hubiera querido ser un pueblito, pero que de hecho nunca pasó de ser un conjunto de casas que actualmente se estaban despoblando. No le costó conseguir permiso para pasar la noche al reparo de uno de los grandes galpones de cinc. Allí hizo un fueguito, y en un tarro que oficiaba de ollita recalentó el estofado que le habían dado al mediodía en la estancia donde pasara la mañana. Reconfortado por dentro, preparó su cama: un trozo de plástico negro como colchón que evitaba la humedad. Encima dos o tres bolsas que llevaba en el mono, más un par de otras que encontró allí. Para taparse tenía una cobija vieja, escasa de lana y abundante en vida menuda. Como quien se espanta un peligro de enfrente, se santiguó y rezó el Bendito que le enseñara su madre.
Tal vez fuera la oración familiar la que lo hizo pensar en Dios. Y como no tenía otro a quien quejarse, se las agarró con el Todopoderosos reprochándole su mala suerte. A él tenían que tocarle todas. Pareciera que el mismo Tata Dios se las había agarrado con él, cargándole todas las cruces del mundo. Todos los demás eran felices, a pesar de no ser tan buenos y decentes como él. Tenían sus camas, su familia, su casa, sus amigos. En cambio aquí lo tenía a él, como si fuera un animal, arrinconado en un galpón, mojado por la lluvia y medio muerto de hambre y de frío. Y con estos pensamientos se quedó dormido, porque no era hombre de sufrir insomnios por incomodidades. No tenía preocupaciones que se lo quitaran. En el sueño va y se le aparece Tata Dios, que le dice:
-Vea, amigo. Yo ya estoy cansado de que los hombres se me anden quejando siempre. Parece que nadie está conforme con lo que yo le he destinado. Así que desde ahora le dejo a cada uno que elija la cruz que tendrá que llevar. Pero que después no me vengan con quejas. La que agarren tendrán que cargarla para el resto del viaje y sin protestar. Y como usted está aquí, será el primero a quien le doy la oportunidad de seleccionar la suya, vea, acabo de recorrer el mundo retirando todas las cruces de los hombres, y las he traído a este galpón grande. Levántese y elija la que le guste.
Sorprendido el hombre, mira y ve que efectivamente el galpón estaba que hervía de cruces, de todos los tamaños, pesos y formas. Era una barbaridad de cruces las que allí había: de fierro, de madera, de plástico, y de cuanta material uno pudiera imaginarse.
Miró primero para el lado que quedaban las más chiquitas. Pero le dio vergüenza pedir una tan pequeña. El era un hombre sano y fuerte. No era justo siendo el primero quedarse con una tan chica. Buscó entonces entre las grandes, pero se desanimó enseguida, porque se dio cuenta que o le daba el hombro para tanto. Fue entonces y se decidió por una tamaño medio: ni muy grande, ni tan chica.
Pero resulta que entre éstas, las había sumamente pesadas de quebracho, y otras livianitas de cartón como para que jugaran los gurises. Le dio no sé qué elegir una de juguete, y tuvo miedo de corajear una de las pesadas. Se quedó a mitad de camino, y entre las medianas de tamaño prefirió una de peso regular.
Faltaba con todo tomar aún otra decisión. Porque no todas las cruces tenían la misma terminación. Las había lisitas y parejas, como cepilladas a mano, lustrosas por el uso. Se acomodaban perfectamente al hombro y de seguro no habrían de sacar ampollas con el roce. En cambio había otras medio brutas, fabricadas a hacha y sin cuidado, llenas de rugosidades y nudos. Al menor movimiento podrían sacar heridas. Le hubiera gustado quedarse con la mejor que vio. Pero no le pareció correcto. El era hombre de campo, acostumbrado a llevar el mono al hombro durante horas. No era cuestión ahora de hacerse el delicado. Tata Dios lo estaba mirando, y no quería hacer mala letra delante suyo. Pero tampoco andaba con ganas de hacer bravatas y llevarse una que lo lastimara toda la vida.
Se decidió por fin y tomando de las medianas de tamaño, la que era regular de peso y de terminado, se dirigió a Tata Dios diciéndole que elegía para su vida aquella cruz.
Tata Dios lo miró a los ojos, y muy en serio le preguntó si estaba seguro de que se quedaría conforme en el futuro con la elección que estaba haciendo. Que lo pensara bien, no fuera que más adelante se arrepintiera y le viniera de nuevo con quejas.
Pero el hombre se afirmó en lo hecho y garantizó que realmente lo había pensado muy bien, y que con aquella cruz no habría problemas, que era la justa para él, y que no pensaba retirar su decisión. Tata Dios casi riéndose le dijo:
-Ven, amigo. Le voy a decir una cosa. Esa cruz que usted eligió es justamente la que ha venido llevando hasta el presente. Si se fija bien, tiene sus iniciales y señas. Yo mismo se la he sacado esta noche y no me costó mucho traerla, porque ya estaba aquí. Así que de ahora en adelante cargue su cruz y sígame, y déjese de protestas, que yo sé bien lo que hago y lo que a cada uno le conviene para llegar mejor hasta mi casa.
Y en ese momento el hombre se despertó, todo adolorido del hombre derecho por haber dormido incómodo sobre el duro piso del galpón.
A veces se me ocurre pensar que si Dios nos mostrara las cruces que llevan los demás, y nos ofreciera cambiar la nuestra, cualquiera de ellas, muy pocos aceptaríamos la oferta. Nos seguiríamos quejando lo mismo, pero nos negaríamos a cambiarla. No lo haríamos, ni dormidos.


0 comentarios

LA COLINA DE LAS CRUCES

Situada a 13 Km. al noreste de la ciudad de Siauliai (Lituania), y anunciada por puestos de artículos religiosos (sobretodo cruces, naturalmente) en todos los materiales posibles, se presenta a los visitantes una modesta altura, sobre la cual se amontonan una sobre otra, como si de una selva se tratara, cruces clavadas sobre el terreno o colgadas de las más grandes. En el llano frente a la colina se encuentra la Gran Cruz de Leño con Cristo de bronce, donada por Juan Pablo II en ocasión de su visita a la colina, el 7 de septiembre de 1993. 

El sentido original de las cruces no solamente es católico sino también pagano. Las primeras cruces se colocaron durante el siglo XIV y muchos mitos todavía circulan para intentar darle explicación a su origen. A partir de las primeras cruces, durante las guerras o épocas en las que el pueblo estaba oprimido, las cruces volvían a brotar como símbolo de fe y esperanza.

En época soviética las cruces simbolizaban la resistencia lituana. Por ello, en la primavera de 1961, el gobierno decidió terminar con la Colina de las Cruces de una vez por todas. Pasaron bulldozers por encima y las destruyeron... pero no ayudó: nuevas cruces aparecían durante la noche, al principio pequeñas, pero gradualmente mayores y mayores aún. Estalló una verdadera guerra de cruces y continuaron los intentos de devastar la colina. Los bulldozer siguieron interviniendo durante diez años. Hubo incluso un proyecto de anegar el lugar. Pero todo fue en vano, noche tras noche volvían las cruces y, en 1985 , la Colina fue dejada en paz.

Aunque se trata de una tradición muy antigua, sin embargo, muy pocas, o posiblemente ninguna de las cruces que se encuentran en la actualidad son anteriores a 1985. Hoy en día hay mas de 50.000 cruces, imágenes, cuadros de santos, y mástiles con estatuillas, muchos adornados con numerosos rosarios. La colina esta decorada con bellísimas cruces ornamentadas 0 comentarios
VEN  A LA FIESTA 

/ VEN A LA FIESTA,
ES EL MOMENTO DE REZAR Y DE CANTAR.
HOY CELEBRAMOS, QUE EN NUESTRAS VIDAS
DIOS VIVIENDO SIEMPRE ESTÁ. / (2)

Ven a la fiesta a participar,
nos hace falta tu calor.
Jesús, te invita para celebrar su amor,
atento tu estarás a responder por eso...
ESTRIBILLO.

Ven a la fiesta para recordar
milagros que renacen hoy.
Jesús, hoy viene para con todos estar,
y su vida y su cruz es nuestra luz por eso...
ESTRIBILLO.

Un cielo nuevo hoy vamos a hacer,
amigos, comunidad.
Puertas abiertas queremos siempre tener,
todos pueden entrar a compartir por eso...
ESTRIBILLO.
0 comentarios

VEN A LA FIESTA. Pbro. Toño Casado


2 comentarios

La Cruz


LA CRUZ

Es el amor hecho servicio,
que nos pide no lavar nuestras manos,
sino que las encallezcamos
en el duro trabajo de la siembra.
La cruz
Es abrazar la lucha cotidiana.
Embarrar nuestras manos
en el dolor y la alegría
buscando el hombre nuevo,
la Resurrección.












0 comentarios

LA CRUZ QUE ELEGIMOS

0 comentarios

LA VIDA EN TIEMPOS DE JESÚS




Como en todas las asociedades antiguas, el pastoreo y la agricultura constituían la principal base de la subsistencia. La mayoría de la población vivía de la tierra.
Fuente: La Biblia Didáctica 0 comentarios

MAR ADENTRO



MAR ADENTRO

Es hora de partir
mar adentro y no voy a esperar.
Él vendrá para ir
y yo no quiero hacerlo esperar
Él ya está junto a mí
y sus ojos derraman ternura.
Él espera mi sí
y yo no quiero hacerlo esperar.
QUIERO SENTIR TU AMOR Y VOLVER A NACER
QUIERO DECIRTE VEN… MI BARCA ES TUYA
ES TAN INMENSO EL MAR PERO YO VOY CON VOS
NO TEMO NAVEGAR SI ESTA MI DIOS


Quiero ser como Vos
y ser Pan que se deje comer.
Quiero que los demás
vean en mí tu sonrisa, Señor.
Quiero ser manantial
que da vida donde quiera que vaya.
Quiero llevar tu luz
a ese mundo que no habla de Dios.
0 comentarios

El TRABAJO EN TIEMPOS DE JESÚS




En los tiempos bíblicos la mayor parte de las tareas eran desempeñadas por todo el grupo familiar. Los hombres dedicaban el tiempo a cuidar el ganado, arar los campos y otras tareas manuales como la confección de redes o muebles. La pesca era un trabajo importante, en el Mar de Galilea había una activa industria pesquera. Fuente: Guía Bíblica Tom Dowley 5 comentarios

SAN TARCISIO

1 comentarios

LA FAMILIA HEBREA






Las familias del tiempo de Jesús eran patriarcales. La autoridad del padre era la base de la disciplina familiar. La autoridad vinculaba a todos y a cada uno.
Los padres debían velar por la seguridad de todo el grupo familiar.

La mujer de la casa tenía la responsabilidad del trabajo doméstico y junto al resto de la familia también ayudaba en las tareas del campo y en los viñedos, además era la que impartía la enseñanza a los hijos desde la más tierna infancia.

A los niños y niñas a medida que crecían se los instruía en los roles y deberes domésticos. Desde el principio se les enseñaba que el mundo público era el lugar de los varones.


Contenido: "La cultura mediterránea del siglo I", Malina-Rohrbaugh, Verbo Divino
Fuente:Imágenes "El País de Jesús" Inés O de Lanús, Ediciones Paulinas
2 comentarios

MIÉRCOLES DE CENIZA



 Iniciamos el camino hacia la Pascua.  La ambientación  propia  de  este tiempo  tiende a ser  más austera, se  hace presente el color morado, las flores disminuyen , el aleluya se reemplaza por  cantos  propios del tiempo  cuaresmal.
Al comienzo de la celebración se omite el acto penitencial: se reza o canta, por tanto, el Señor ten piedad, sin intenciones.
El signo que identifica el inicio de la Cuaresma es la ceniza. En la imposición tenemos dos fórmulas, igualmente tradicionales: "Conviértete   y cree en  el Evangelio" o “Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás”

  • La ceniza expresa nuestro verdadero deseo de convertirnos, de mejorar actitudes en relación a Dios y a nuestros hermanos.
  • La ceniza es símbolo de nuestra fragilidad y limitación humana. Ser consciente de que un día dejaremos de  existir, implica el querer aprovechar nuestra vida para llevar a cabo el plan de Dios, el saber descubrir la verdadera escala de valores en nuestra vida, el comprometernos para crear un mundo más humano, más justo y más cristiano.
  • La recepción de la ceniza es un acto personal y voluntario. Esto significa el movimiento personal de la conversión que se realiza bajo la gracia y la misericordia de Dios.
  • La imposición de la ceniza es también un acto eclesial. Se recibe en una celebración comunitaria, junto con otros miembros de la Iglesia. Es también toda la Iglesia quien intensifica en este periodo su estado de conversión y purificación.
 En estos cuarenta días reconocemos, de una manera más profunda, que hemos fallado al amor de Dios y arrepentidos buscamos la manera de corregirnos. Renovamos el compromiso de vivir según el Evangelio, por eso la Cuaresma es tiempo de oración, de reflexión, de penitencia, de ayuno y vigilia.


LA CONVERSIÓN Y SUS OBRAS

Las lecturas  de  este tiempo nos guían para comprender lo que Dios quiere de nosotros. Reflexionar que este camino de conversión tiene como objetivo una triple dirección

  • Apertura  hacia los  demás especialmente a los más  necesitados a través de la limosna  que es ante  todo caridad,  perdón, comprensión  amabilidad, respeto.

  • Apertura a Dios, que es escucha de la Palabra, oración personal y familiar, participación más activa y frecuente en la Eucaristía y el sacramento de la Reconciliación,

  • Ayuno, que es autocontrol, búsqueda de un equilibrio en nuestra escala de valores, renuncia a cosas superfluas, sobre todo si su fruto redunda en ayuda a los más necesitados.

Las tres direcciones, que son como el resumen de la vida y la enseñanza de Cristo, nos ayudan a reorientar nuestra vida en clave pascuaL.
Fuente: http://www.mercaba.org/
0 comentarios

TIEMPO DE CUARESMA

0 comentarios